MINISTRANDO LIBERACION Y GUERRA ESPIRITUAL - UNDECIMAHORA.ORG MINISTERIO DE EVANGELISMO

CÓMO ALCANZAR O TENER EL PODER DE DIOS (ESTUDIO)
INTRODUCCIÓN AL MINISTERIO DE LIBERACIÓN Y GUERRA ESPIRITUAL

espacio espacio
USUARIO DEFAULT UNDECIMAHORA Para activar los PDF y MP3, debes abrir tu Sección de Usuario.
Si no eres usuario, te invitamos a registrarte ahora. Aquí Nuevo Registro.
LISTA + IMÁGENES LISTA + PDF + MP3
Advertencia: Te recordamos que estás leyendo contenido de la serie
de Estudios Bíblicos "Ministrando Liberación y Guerra Espiritual". 


Estos estudios contienen enseñanzas y revelaciones de misterios que ACTIVAN los niveles espirituales celestiales y demoniacos. Debe ser leído solamente bajo la cobertura del
Espíritu Santo, en ORACIÓN y prestando mucha atención a cada párrafo, sin leer
apresuradamente ni pasar por alto nada, llevando todo pensamiento cautivo a la obediencia
a Cristo y vestidos de la Armadura de Dios, velando y orando en todo tiempo en el espíritu.
Si sientes rechazo o dificultad para acompañar esta serie de estudios, detén la lectura y
fortalece la oración y la cobertura del Espíritu Santo en el Nombre de Jesús. Amén.

____________________________________________________________________________

CÓMO ALCANZAR O TENER EL PODER DE DIOS (ESTUDIO)

Estudio nº 83
(Publicado el día 13 de Mayo de 2012)

CÓMO ALCANZAR O TENER EL PODER DE DIOS (ESTUDIO)

-----------------------------------------------
PARTE 1: LA PALABRA DE DIOS ES LA FUENTE DEL PODER.

El poder de Dios tiene que ver con la medida de la presencia del Espíritu Santo en el cristiano. Cuanto más relacionados estamos con Dios, más poder adquirimos y experimentamos. Atención: dije relacionados; esto significa tener una íntima y constante comunión, una convivencia. 
 
Hay quienes están cercanos a Dios, y creen ser suficiente pero no lo es. Podemos estar cercanos a un amigo; pero muy diferente será si lo invitamos a vivir a nuestra casa, y le damos a compartir una cama en nuestra habitación. También podemos estar muy cercanos a alguien que estamos enamorados; pero será muy diferente si se concreta una boda, y pasamos a convivir íntimamente. Así es la relación que hay que tener con el Espíritu Santo de Dios: no cercana ni eventual; sino íntima y permanente.
 
Para que la presencia del Espíritu Santo sea plena en el cristiano, es necesario estar en comunión diaria con Su Palabra, la Santa Biblia. El poder de Dios procede de cuánto ponemos en práctica el conocimiento adquirido de la Palabra de Dios; porque este conocimiento puesto en práctica, accionará el fluir del Espíritu Santo. Cuanto más ponemos en práctica la Santa Palabra, más fluir de Dios en nuestras vidas; consecuentemente, más poder. 
 
No podemos pretender ser cristianos victoriosos ni guerreros intercesores, si no tenemos una relación con el Espíritu Santo, ni hay poder de Dios. No hay validad en oraciones y palabras declaradas por cristianos sin el poder de Dios. Un cristiano que no vive según la Palabra de Dios, no puede alcanzar el poder de Dios.
 
Muchos creen que hacer determinados rituales como orar y ayunar, son suficientes para tener una vida espiritual correcta o completa; sin embargo esto es apenas parte de un trabajo complejo; además, hay que alcanzar ciertos niveles superiores de oración y de ayunos, para que los resultados aparezcan. Podemos tener una vida de cristianos bastante aceptable y satisfactoria en el día a día; pero cuando llegan las pruebas y las adversidades fuertes, muchos se dan cuenta que están desprovistos de armas y de poder para la guerra. 
 
-----------------------------------------------
PARTE 2: EL PODER EMPIEZA CON LA LIBERTAD.
 
La guerra espiritual del cristiano empieza oficialmente cuando se convierte al cristianismo, y desea ser libre: digo libre completamente y para siempre. 
 
Los demonios que están en nuestra alma o de alguna manera influenciando nuestra vida, cuando llegamos al camino cristiano, debemos sacarlos todos. Pero ellos nunca quieren salir fácilmente; siempre se resisten y hacen de todo para ganar esas batallas de permanecer aferrados a nuestro cuerpo y nuestra alma. Entonces entra en acción el ministerio de la Liberación. 
 
Gran número de personas no entienden la importancia de someterse a la liberación. Creen que eso es malo o vergonzoso, porque realmente muchos ministros lo hacen parecer algo malo y vergonzoso; humillan a la persona en público, envés de preocuparse de cuidarla y defenderla de más ataques y más heridas en el alma. Es correcto denunciar el pecado y sacarlo, pero muchas veces tales ministraciones deben ser hechas en privado, por el pastor y fieles hermanos que lo  auxilian en esas tareas.
 
Decir a alguien que tiene que hacer liberación, no se trata de tener mal concepto de la persona sino que, todos necesitamos limpiarnos de esto o aquello cuando comenzamos la nueva vida en Cristo. Si la persona llega al evangelio y a la iglesia, y nada más se dedica a doctrinas y actividades, no será un cristiano completamente libre; siempre habrá cosas ocultas o pendientes en su corazón.
 
Lo mismo se aplica a aquellos cristianos que ya crecidos en las cosas de Dios, han caído en pecados y ataduras nuevamente. No deben esconder los demonios, no deben tener vergüenza de pedir ayuda; porque esa vergüenza o culpabilidad es justamente causada en sus almas, por los demonios, para que no busquen la correcta restauración. Nunca esconda los demonios que usted lleva encima o dentro; delátelos, confiéselos, sáquelos inmediatamente. Si no se atreve a hacerlo con su pastor por el motivo que sea, hágalo usted mismo en casa; pero no se conforme con esa situación; reaccione, haga algo.
 
Hacer frente a los propios demonios, es la primera grande batalla y prueba que tenemos que pasar para ser aprobados, como cristianos y como hijos de Dios. Si queremos llegar al cielo, más vale que aprendamos a pelear contra las tinieblas y vencerlas; sacarlas de nuestras vidas y no permitir nunca más que regresen y se instalen, porque siempre será peor; porque la única tarea y misión que tiene Satanás y los demonios en esta Tierra, es mandarnos a todos para el infierno.
 
-----------------------------------------------
PARTE 3: BUSCAR LA LIBERTAD COMPLETA.
 
Es importante definir que existe la liberación completa y la liberación parcial. Podemos haber pasado por ministraciones de liberación, y aun así tener demonios que quedaron escondidos en algún lugar de nuestra alma o cuerpo. Cualquier persona que tenga presencias o influencias de demonios en su vida, absolutamente está en desventaja espiritual y sin autoridad contra los demonios; sus oraciones tendrán poquísimo efecto o ninguno.
 
Los demonios que de alguna manera hayan quedado de las primeras etapas de ministración, son como porteros del alma para llamar y dejar entrar a otros demonios. Y los pecados son esas brechas que le dan lugar a los demonios para entrar y permanecer. Si queremos tener verdadero poder contra los demonios, el primer paso es santificarnos; esto es sacar de nuestra vida todo lo que desagrada a Dios, sea pecado o anatema; identificar cuáles pecados o brechas han quedado abiertas y que están dando lugar a los espíritus malignos, y limpiarse de todo eso también. Esto costará tiempo y disposición, pues es un proceso. Cuanto antes lo hagamos y estemos seguros de nuestra libertad en Cristo, mejor.
 
Si somos libres en un evento o reunión por la oración de un siervo, pero inmediatamente no buscamos la santificación, es como no haber hecho nada; pronto todo se vuelve como antes y peor. Dios no da autoridad espiritual a una persona que no se santifica; pues la santidad y el pecado son dos cosas opuestas; o tenemos lo uno, o tenemos lo otro. 
 
-----------------------------------------------
PARTE 4: EL CONOCIMIENTO ES PODER.
 
Los demonios nos conocen mucho más de lo que imaginamos. Ellos tienen conocimiento de nuestra intimidad, de nuestras debilidades, de nuestros anhelos y deseos, de quienes amamos, de quienes odiamos, de lo que nos lastima o molesta, de todo lo que hacemos en el presente y de todo lo que hemos vivido en el pasado. Lo único que ellos no saben es el futuro, lo demás lo saben todo.

Ellos conocen lo suficiente de una persona para saber cómo y dónde afectarla, para poder invadirla, dominarla y destruirla. Por otro lado, los humanos conocemos muy poco y casi nada de las tinieblas y los demonios; muchos son tan ajenos al tema que no creen que existan. Esto nos pone a los humanos en grandísima desventaja en cuanto a cómo tratar, atacar y defendernos de nuestros enemigos espirituales, así como de los que trabajan para Satanás. 
 
No creer no significa que no existan; están ahí todo el tiempo. No conocer cómo es la guerra espiritual, no nos pone en una posición de participar menos, o de ser menos atacados; sino a estar más expuestos al peligro. No conocer la Biblia y sus secretos, no nos hace niños consentidos delante de Dios cuando las cosas van mal; en realidad Dios permite que el enemigo nos maltrate un poco, para que reaccionemos y tomemos la debida actitud al respecto.
 
La gran mayoría de las veces, la victoria no está en cuánto hemos aprendido sobre las tinieblas, sino en cuánto nos hemos fortalecido como hijos de Dios. Saber mucho del diablo y no saber casi nada de Dios, no da garantías ni ventajas ningunas; sólo nos familiariza más con el enemigo y hasta de manera muy peligrosa; porque podemos caer en las influencias y engaños demoníacos, por estar leyendo y aprendiendo tanto sobre esos temas, sin estar debidamente resguardados por Dios. 
 
Bueno es saber todo sobre Dios, y algunas cosas básicas sobre el diablo. Porque también no es correcto ignorarlo y no saber nada; eso es muy ingénuo y hasta torpe. A medida que vamos teniendo experiencias con los demonios, los vamos conociendo; y nos vamos fortaleciendo en el conocimiento y en el poder de Dios.
 
-----------------------------------------------
PARTE 5: BUSCAR EL PODER DE DIOS.
 
Para entender los niveles de poder de Dios en la vida del cristiano, también hay que separar las definiciones de: tener el Espíritu Santo, ser bautizado con el Espíritu Santo, o tener la llenura del Espíritu Santo. Estas tres son cosas muy diferentes aunque para una gran cantidad de cristianos, parece que es todo lo mismo; y esa falsa o equivocada definición hace que no se utilice el poder del Espíritu Santo como corresponde. No todos los que tienen el Espíritu Santo, están bautizados en el Espíritu, ni mucho menos llenos de Él. Estos tres niveles se pueden explicar en estas pocas palabras:
 
1- Tener el Espíritu Santo es: la salvación; El cristiano que ha aceptado a Jesucristo como su Señor y Salvador, apenas ha pasado el umbral de la puerta que lleva por un largo camino; ahora hay que empezar a caminar por ese camino. Cuando Jesucristo viene a nuestra vida, en ese momento recibimos el Espíritu Santo, la presencia de Dios, viva y eficaz en nuestro ser. En esta etapa, el poder de Dios nos sostiene pero no podemos ministrarlo a otros. Esta dosis de poder de Dios está a nuestra disposición para ayudarnos a dar los primeros pasos y permanecer en el camino cristiano; es poder de FE y poder para mostrar frutos dignos de arrepentimiento. Este poder de Dios nos fortalece en las pruebas y nos capacita para vivir la vida nueva.
 
2- Tener el Bautismo del Espíritu Santo es: tener una medida especial del poder de Dios. Buscar el bautismo del Espíritu, es anhelar el poder de Dios; esto ocurre cuando Dios sella el cristiano con su poder; en este acto Dios envía sobre el cristiano una dosis especial y reforzada de su Espíritu, con lo cual podrá hacer señales y prodigios, hablar en lenguas, echar fuera demonios, poner en práctica sus dones espirituales, todo lo que tenga que ver con la actividad y la manifestación del Espíritu Santo en el cristiano y a través del cristiano. La falsa doctrina en cuanto al Espíritu Santo en el cristiano, hace que no busque el correcto crecimiento espiritual ni el verdadero bautismo del Espíritu Santo. Resultado: cristianos carnales y sin poder de Dios.
 
3-- Tener la llenura del Espíritu Santo es: total poder de Dios; vivir en el Espíritu. ¿Cómo llenarse para vivir en el Espíritu? En santidad, quitando todo pecado y anatema; quitando y alejándose de todo lo que desagrada, o está en contra del Espíritu Santo. Practicando la pureza de alma y de cuerpo. Cortando completamente toda amistad con el mundo y las cosas del mundo tales como: mentira, violencia, pasiones, vanidades, codicias, vanagloria. Buscando a Dios en oraciones y ayunos, en adoración y en el estudio profundo de la Santa Biblia. Tener tiempos dedicados especiales para estar con Dios cada día; esta es la forma correcta de obtener la llenura o la plenitud del Espíritu. Cuando hay llenura se alcanzan niveles de santidad y crecimiento espiritual elevados y estables. 
 
Este nivel de cristianos tienen una relación vívida y estrecha con Dios; oyen la voz de Dios y le obedecen, son sensibles a Su Palabra; no hacen nada sin consultar primero con el Espíritu Santo; y si Dios les reprende en algo, inmediatamente cambian de actitud y de pensamientos. Son temerosos de Dios y de sus mandamientos. Son hijos que viven para agradar y hacer la voluntad de su Padre Celestial en todas las áreas de su vida. Son hombres y mujeres reverentes, celosos de las cosas santas; que están dispuestos a ser usados para los propósitos de Dios, y no para los suyos. Son cristianos con evidentes frutos del Espíritu Santo; evidente poder, llenos de experiencias espirituales, que todos los días tienen testimonios para compartir. Son cristianos que se destacan por su honradez, cordura, fidelidad, verdad, visión, profecía, revelación, sabiduría, ciencia, entendimiento, conocimiento, discernimiento, autoridad, y completo respaldo de Dios. Estos son los cristianos que busca Dios: los verdaderos adoradores, y con un corazón conforme su corazón.
 
Amén.

USUARIO DEFAULT UNDECIMAHORA Para activar los PDF y MP3, debes abrir tu Sección de Usuario.
Si no eres usuario, te invitamos a registrarte ahora. Aquí Nuevo Registro.
LISTA + IMÁGENES LISTA + PDF + MP3

REGíSTRATE!!! Recibe los estudios y demás notas en tu correo electrónico. Clic Aquí.
DEJA AQUÍ TU COMENTARIO...
Gracias y Bendiciones

jacqueline - Estados Unidos - BENDICIONES Lo que he apredido hoy me impacto sobre este tema por aveces nos enseñan mal que desde el momento que aceptamos a Dios ya tenemos el poder de Dios porque tenemos al Espiritu Santo. Gracias a Dios que dentro de mi el Espiritu Santo me decia que no era haci que hay que tener una relacion intima con Dios
31 de Mayo de 2012 a las 09:46
DASHA - Mexico - Es muy cierto todo esto, personalmente he tenido algunos ataques de demonios y entre mas leo la biblia y los estudios me doy cuenta que tenemos todo el poder ya que esta en nosotros elegir estar en el camino correcto de Dios y hacer las cosas tal cual el nos las pide, mucha gente tratara de convencernos que esto esta mal, pero son esas personas del mundo las que no ven la verdad en su corazon, hermanos no nos dejemos influenciar por el mal ya que es muy astuto y si no estamos alimentandonos en la palabra de Dios es muy f[acil que nos confunda, saludos a todos mis hermanos en la luz desde tierras aztecas. Mexico
14 de Junio de 2012 a las 16:40
dra.kossi - Peru - Bendiciones.... Gracias por el estudio, me aclaro varias cosas... hasta hace poco yo desconocia lo del bautismo del espiritu santo, yo pense durante mucho tiempo que bastaba con recibir al Jesus en mi corazon y declararlo Senior de mi vida, aun no me keda claro que debo de hacer o como debo de orar para recibir el bautismo de espiritu santo, agradeceria mucho su guia y ayuda, saludos desde Lima Peru
29 de Julio de 2012 a las 16:50
ADMIN Pastora Giselle - Uruguay - 3-- Tener la llenura del Espíritu Santo es: total poder de Dios; vivir en el Espíritu. ¿Cómo llenarse para vivir en el Espíritu? En santidad, quitando todo pecado y anatema; quitando y alejándose de todo lo que desagrada, o está en contra del Espíritu Santo. Practicando la pureza de alma y de cuerpo. Cortando completamente toda amistad con el mundo y las cosas del mundo tales como: mentira, violencia, pasiones, vanidades, codicias, vanagloria. Buscando a Dios en oraciones y ayunos, en adoración y en el estudio profundo de la Santa Biblia. Tener tiempos dedicados especiales para estar con Dios cada día; esta es la forma correcta de obtener la llenura o la plenitud del Espíritu. Cuando hay llenura se alcanzan niveles de santidad y crecimiento espiritual elevados y estables.
30 de Julio de 2012 a las 03:50
luis miguel - Colombia - SIERVA AMADA, DIOS LA BENDIGA, GRACIAS AL REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES ME HA IDO BIEN, PASTORA QUISIERA SABER SI USTED TIENE PREPARADO EL TEMA DEL MICROCHIP QUE VIENE QUE QUIERO PREPARARME EN ESTE PUNTO Y SI LO TIENE PARA VER SI ME LO PUEDE ENVIAR A MI CORREO QUE ES MUCHA BENDICION, AQUI MUCHOS IGNORAN ESTE TEMA Y ES INDISPENSABLE QUE SEPAN LO QUE VIENE, SE LO AGRADECERE ETERNAMENTE SIERVA AMADA. BENDICIONES A MIS HERMANOS DE URUGUAY
17 de Agosto de 2012 a las 14:33
abalcazar - Peru - Hna. Giselle soy un nuevo miembro y apenas he leido 1 tema y he visto un video pero no veo base bíblica dentro de sus textos y videos espero equivocarme, voy a continuar leendo y viendo me parecen muy interesantes.
30 de Octubre de 2013 a las 18:03
abalcazar - Peru - perdóneme pastora por juzgar a la ligera pero si tienen citas bíblicas cada tema acabo de leer un segundo tema.
30 de Octubre de 2013 a las 18:12

 

          Para participar de los Comentarios y de los Mensajes debe ingresar.